Fobia, Pánico, Ansiedad

El término fobia tiene una gran difusión y una generalización de su uso en la vida cotidiana. No sólo forma parte del léxico popular, sino que llevó al cine innumerables películas, como la famosa "Arachnophobia" (1990) y la más reciente "Panic room" (2002).

Aclarando las cosas, vale recordar que la palabra fobia deriva de "Fobos, que en griego antiguo significa "pánico", o sea la personificación del miedo en la mitología griega.

Así, podemos decir que una fobia es un miedo irracional, intenso y específico a objetos y situaciones concretas, que la persona no puede dominar pese a quererlo, a las que en términos de ordenamiento descriptivo algunos psiquiatras y psicólogos optaron por ponerle nombre.

Algunas de estas denominaciones son la "agorafobia", dada por la ansiedad del sujeto al encontrarse en lugares abiertos o situaciones en donde piense que escapar puede resultar difícil; la "ereutofobia", que es temor a las relaciones sociales, llamada también "trastorno de ansiedad social" por el temor a cómo el entorno reacciones frente al sujeto... el listado es largo, y se puede hablar de "aerofobia" -miedo a volar-, fobias de tipo animal, ambiental (espacios abiertos, alturas, agua...), a la sangre, a los aviones, recintos cerrados, ascensores, suciedad...

Lo grave de esto es que, según sea el tenor de la fobia, hay de una leve a una marcada evitación para evitar la aparición de la ansiedad o malestar que interfieren al final en las tareas cotidianas: El trabajo, las relaciones placenteras, los estudios, las interacciones sociales, lo cual terminan siendo incapacitante.

Panico

El pánico no es más que le expresión acusada de la fobia, que puede tomar la forma de una crisis, representada fenomenológicamente por la aparición súbita y aislada de miedo o malestar intensos, acompañada de síntomas iniciados en forma brusca, alcanzando su máxima expresión al cabo de diez minutos.

Pueden observarse palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardíaca, sudoración, temblores o sacudidas, sensación de ahogo o falta de aire, sensación de atragantarse, opresión o malestar torácico, náuseas o molestias abdominales, inestabilidad, mareo, sensación de desmayo, desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización, (estar separado de uno mismo), miedo a perder el control o volverse loco, miedo a morir
parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo), escalofríos o sofocaciones, etc.

Ansiedad

En el origen de todo esto, siempre hay una ansiedad, y esto es un estado emotivo que surge en general de cara a una situación imaginaria, en la cual el sujeto anticipa resultados. Es una suerte de incertidumbre, pero con la certidumbre paradojal de que algo malo puede pasar. El tema es ¿qué? en realidad.

Cautela

Todo esto no es más que una descripción somera, muy generalizada, que no debe tomarse más que como eso. Todo cuadro que se denomine "fobia", "pánico", "ansiedad" tiene sus específicas particularidades, irreductibles a una descripción de manual, siendo sólo un profesional de la salud el habilitado para especificar un diagnóstico, el cual es un estado y no una permanencia.


Solicite turno comunicándose a nuestros teléfonos: 1532376663 / 45560029, o enviando un e-mail a consultas@gestionpsy.com.ar.

  

Lo nuestro

Psicoterapia ¿para qué?

Adultos

Niños

Adolescentes

Ansiedad, Fobias y Pánico

Depresión, Tristeza y Angustia

Parejas

Familia

Anorexia, Bulimia...

Adicciones

Agresividad, Ira y Enojo

Artículos

Rapidez psicoterapéutica
Por: Juan Pinetta

¿Niños delincuentes?
Por: Juan Pundik

Antidepresivos mal recetados 
Por: Juan Pundik

La crisis en el diván
Por: Juan Pinetta

La vejez y el 3er. proceso de individuación
Por: Juan Pinetta

Evidencias científicas en psicoanálisis
Por: Benedict Carey

Otras áreas

Evaluaciones psicotécnicas

Psicodiagnóstico educacional

Orientación Vocacional