Adultos... Jóvenes, Medianos y Avanzados

En general, entendiendo que las abstracciones son a efectos explicativos, se entiende que hay varias etapas, empezando por la pre-adulta (de 18 a 24 años), esperándose que la estructura de la personalidad del adulto sea una organización definida, jerárquicamente estructurada, que se manifiesta mediante actitudes individuales específicas, con autonomía e independencia plenas en términos relativos.

La terapia para adultos está orientada a un momento vital dada por el transitar lo que se llama la mitad de la vida, con su consecuente crisis imbuida de múltiples balances sobre la existencia, la familia, los logros personales, los objetivos alcanzados y los postergados, muchas veces con conflictos difíciles que hay que atravesar.

La crisis de la mediana edad sobreviene cuando se han cumplido y alcanzado ciertas exigencias sociales, lo que en amplio sentido implica haber tenido éxito en el matrimonio o la pareja (con o sin hijos, según el deseo llevado a cabo), haber finalizado e implementado los estudios u oficios, haber conseguido un trabajo estable o actividad que implique estabilidad económica, entre otros logros valorados socio-culturalmente.

En ciertas ocasiones se producen situaciones que generan cuestionamientos internos, a veces al mismo tiempo, produciendo angustias, dudas y preocupaciones que inmovilizan la capacidad de respuesta y de acción.

El término adulto remite a quién en términos evolutivos ha "llegado a su mayor crecimiento o desarrollo" o "aquella en que el organismo humano alcanza su completo desarrollo". Esto incluye un alojamiento logrado, un lugar de pertenencia.

Pero a veces, ese desarrollo no está completo, se siente que algo falta, tanto del pasado como con vistas al futuro que queda, incluido la edad adulta más avanzada, que dará paso a la ancianidad, término que abre multiplicidad de interrogantes y miedos.

Llegar a ser adulto conlleva haber tramitado y aceptado la existencia con cierta capacidad de transformación de la realidad. Cuando ello no sucede, un vivenciar actual, en el presente, aviva la neurosis, sea por cuestiones nimias, frente a cuya sensibilidad surge la pregunta, o no.

A la adultez se la llama también tercer proceso de individuación, un proceso que empezó en la primera infancia. Este se presenta en la adultez como el reconocimiento concreto de la finitud de la vida, para lo cual deberá haberse atravesado en la primera instancia diversos duelos, empezando por el reconocimiento y aceptación del infante de una separación de su madre como principio inicial de autonomía e individualidad, seguido por lo que Peter Blos (1991) llama segundo proceso de individuación, esto es la desvinculación con los objetos interiorizados en la niñez temprana.

De acuerdo a cómo se haya logrado transitar estos duelos, el adulto enfrentará la prueba irrefutable de la finitud de la vida. Será más factible hacerlo en forma positiva cuánto en la niñez y en la adolescencia se haya abandonado la idea de satisfacción inmediata y omnipotencia.

Es decir, un tercer proceso de individuación que podrá figurarse como crisis (como proceso normal de la existencia, en el que van sucediéndose replanteos) o una profundización de la brecha generacional, en este último caso como negación del paso del tiempo, como un proceso trunco en la serie de elaboraciones de duelaje que debieron haberse experimentado en la juventud.

Solicite turno comunicándose a nuestros teléfonos: 1532376663 / 45560029, o enviando un e-mail a consultas@gestionpsy.com.ar.

 

Lo nuestro

Psicoterapia ¿para qué?

Adultos

Niños

Adolescentes

Ansiedad, Fobias y Pánico

Depresión, Tristeza y Angustia

Parejas

Familia

Anorexia, Bulimia...

Adicciones

Agresividad, Ira y Enojo

Artículos

Rapidez psicoterapéutica
Por: Juan Pinetta

¿Niños delincuentes?
Por: Juan Pundik

Antidepresivos mal recetados 
Por: Juan Pundik

La crisis en el diván
Por: Juan Pinetta

La vejez y el 3er. proceso de individuación
Por: Juan Pinetta

Evidencias científicas en psicoanálisis
Por: Benedict Carey

Otras áreas

Evaluaciones psicotécnicas

Psicodiagnóstico educacional

Orientación Vocacional